APRENDER A FLUIR Y NO FORZAR LAS SITUACIONES