ELIGE BIEN QUIEN TE RODEA

ELIGE BIEN QUIEN TE RODEA

“ERES LA MEDIA DE LAS 5 PERSONAS CON QUIEN MÁS TIEMPO PASAS”

(Texto editado: Ángela Morgollón) (Fotografía: Gerry)

 

Puedo decirlo más alto pero no más claro: si deseas volar alto como un águila, es hora de dejar de pasar el tiempo con gallinas. Simple.

Es como si intentásemos ponernos la misma ropa con veinte años que con diez. Esa ropa no nos cabe ya, no somos los mismos que hace diez años.

Pasa lo mismo con las amistades: no importa si estuvieron ahí desde siempre. Si reflejan el tipo de persona con el que quieres pasar el tiempo y en el cual te gustaría convertirte, mantenlas.

Pero si ya no es así, ¿por qué pasas tanto tiempo con ellas?

COMIENZA A AMPLIAR TU CÍRCULO DE AMISTADES

¿CÓMO PRETENDES LLEGAR A UNA NUEVA VERSIÓN, TU MEJOR VERSIÓN, SI SIGUES DENTRO DEL MISMO CÍRCULO DE AMISTADES, PLANES Y COSTUMBRES QUE HACE DIEZ AÑOS? No es lógico.

No creas que exagero. ¿No has sentido alguna vez esa sensación falta de motivación o apatía al hacer lo de siempre, con los de siempre y donde siempre?

Es algo común: la mayoría tiene un círculo de amigos y personas con las que pasan el tiempo día adía que mantiene hasta la eternidad. Los mismos comentarios, las mismas bromas, lo mismo con veinte años que con treinta, lo mismo que con cuarenta.

Puedes creer que no hay nada malo, todo el mundo viene haciendo lo mismo. Pero ya sabes, si ves a la mayoría haciendo lo mismo, mejor ponlo en duda.

Si últimamente has ganado amistades nuevas afines a tus objetivos, enhorabuena: estás creciendo.

De lo contrario, resultará complicado crecer o alcanzar tu objetivo, te animo a que sea tu reto de este año.

CÓMO SABER SI TU CÍRCULO DE AMISTADES ES EL ADECUADO

No hay nada mejor que replantear ciertas situaciones de tu vida que hasta el momento habían funcionado pero que ya no. Sé valiente para hacerlo aunque por el camino tengas que priorizar unas amistades a otras. Las personas son circunstanciales en nuestras vidas y nadie dura para siempre. Es un proceso natural.

Se trata entonces de volver a sintonizar las emisoras de nuestras viejas radios. De sincronizar tres simples aspectos de tu vida:

1- Quién eres en este mismo instante.

2- El círculo que te rodea, con quién pasas el tiempo.

3- Tus objetivos.

Lo ideal es que el punto 2 haga de conexión entre el 1 y el 3. De lo contrario, piensa en cómo mejorar la situación.

A continuación te muestro un planteamiento que podría ayudarte. Estos son lo pasos a seguir:

  1. Tu nuevo objetivo a conseguir, tu nuevo yo, tu nuevo estilo de vida…
  2. Anota en la primera columna aquellas personas con las que sueles pasar tu día a día: compañeros de trabajo, amigos, familiares, personas con las que chateas, etc.
  3. En la segunda columna anota en forma de porcentaje la frecuencia semanal con la que interactúas o te relacionas con dicha persona.
  4. Anota el tipo de planes, actividades, temas de conversación que soléis tener en la tercera.
  5. Finalmente, en la quinta columna deberás responder con un rotundo sí o no a la pregunta.

  1.Tu nuevo objetivo a conseguir, tu nuevo yo, tu nuevo estilo de vida… 2.Círculo de personas con las que pasas el tiempo. 3.Frecuencia (en porcentaje) 4. Tipo de planes, actividades, temas de conversación… 5. ¿Te acerca al tipo de persona que deseas ser, a tener el tipo de vida que deseas o a cumplir el objetivo marcado? Si/NO  

 

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO?

Primero. Si te desilusiona el resultado, te animo otra vez a hacer nuevas amistades que aporten valor y te impulsen a cumplir tus objetivos. Cuestiona algunos de estos planes y costumbres y por qué no, la frecuencia con la que pasas tiempo con alguna de estas personas. ¿Qué tipo de valor te aportan?¿Están alineados con ese tipo de persona al que aspiras?

Segundo. Si el resultado NO te desilusiona e incluso sientes que es bastante acertado, es porque lo tuyo contigo mismo va en serio. Puede que sea oportuno comenzar a analizar no solo quiénes son aquellos que te aportan sino también aquellos que lo hacen en menor medida.

“Vigila quienes son aquellos que solo se alimentan de tu fruto y quienes son aquellos que siguen regando tu suelo”.

Ahora está de moda llamar a este tipo de personas “gente tóxica”, aunque hay grados de toxicidad según quiénes. Son esas personas que ni fu ni fa. Aquellos que simplemente no suman. Pensabas que sí, los has aceptado como amigos tuyos que son pero ya no es igual.

Puedes seguir queriéndolos, respetándolos y quedando con ellos, pero tu mente ya va por otro sendero. Ahora eres distinto.

ES HORA DE MIRAR HACIA ADELANTE

Una vez decididos a dar un giro de ciento ochenta grados, quiero que pienses en un par de personas que a día de hoy consideras cercanas al tipo de individuo que te gustaría ser. Personas que admiras por su éxito profesional, personal, económico, etc. Esas que reconozcas como exitosas.

Pasa tiempo con ellos. Construirás un vínculo con él o ella y con su círculo de amistades, lo cual te conducirá sin duda alguna a obtener mayor número de referencias, información, contactos que te hagan crecer en la dirección deseada.

Ponte en camino hacia tu transformación. Acepta que habrá personas y cosas que ya no tendrán significado para ti y llénate de valentía para seguir adelante con un fin en mente.

Pero recuerda que aquí lo importante es quien se encuentra al final del camino, que eres tú, pero el tú que ha cogido las riendas de su vida y ha tomado decisiones.

HAZ SENTIR ORGULLOSO A TU TÚ DE DENTRO DE DIEZ AÑOS. ¿A QUE TE GUSTARÍA?

Haz un comentario

Comentarios (0)